Historia

El departamento de Ñeembucú ha sido protagonista de la historia del Paraguay desde la llegada de los conquistadores, sin embargo se tiene muy pocas referencias sobre el origen, el desarrollo y desenvolvimiento de las poblaciones que la conforman.
Analizando la historia nacional se tiene referencias a través de relatos, documentos relacionados con otros hechos históricos y documentos oficiales sobre algunas poblaciones del Ñeembucú.
Las tierras del Ñeembucú se hallaban pobladas por etnias guaraníes que debido al acoso de indígenas que poblaban las zonas ribereñas de la otra orilla del Río Paraguay ocasionaban hechos vandálicos que los alejaron del lugar.
En los periodos comprendidos entre las distribuciones de tierras del tupa mba`e y el ava mba`e, que duraron aproximadamente un siglo y medio en territorio paraguayo, quedó sometido a la jurisdicción de las Misiones Jesuíticas el territorio comprendido entre los ríos Paraná al Sur y el Tebicuary al norte.
En los años provenientes de las expulsiones de los Jesuitas del Paraguay estos poseían grandes estancias en los territorios comprendidos en aquel entonces desde Paraguarí, Tacuruty, Ybytymi, Yeguariza, Caañabe entre otros en donde también figuraba Guazu Cua, Yariguaà Guazú y otros. De donde se puede justificar que el nombre de la comunidad es oriunda de los años Jesuíticos.
La decadencia de la Provincia del Paraguay, en los años de la colonia, tal vez por desidia de las autoridades, por precariedad de la defensa hizo del Ñeembucú un territorio despoblado, propiciando la llegada de indígenas o aventureros ocasionales (portugueses, correntinos, artiguistas, entrerrianos) que causaban temor a la población y ponían en riesgo la soberanía del territorio español.

En 1779, el Virrey del Río de la Plata autorizó al gobernador del Paraguay Don Pedro Melo de Portugal, la continuación del poblamiento del Ñeembucú que se había iniciado con setenta pobladores voluntarios por todo el territorio comprendido entre el paso de Curupayty y el río Tebicuary. Es así como se da fundación a la Villa de Nuestra Señora del Pilar del Ñeembucú.
La necesidad de poblar el territorio nacional da surgimiento a dos tipos de poblaciones: las fundadas por órdenes reales y aquellas fundadas por iniciativas propias de las familias. Las primeras se denominaban villas y ciudades y las de poblamiento espontáneo valles y capillas.
Guazu Cuá no pudo quedar ausente del poblamiento espontáneo, se deduce que ha sido poblado por familias teniendo en cuenta que desde mucho tiempo atrás los pobladores denominan al lugar Capilla , o tal vez por haberse erigido en la misma una iglesia pequeña o capilla, ya que data de época de los Jesuitas.
En 1817, el aumento de la población del Ñeembucú determinó una nueva distribución administrativa bajo el gobierno del Dr. Francia; así se crearon los partidos ( actualmente llamados distritos) Guazucuá, Isla Umbú, Pedro González, Potrero Báez, Laureles, Yabebyry, Valle Hondo, Tacuaras y San Juan de Ñeembucú. Por resolución del Cabildo fueron nombradas las primeras autoridades de estas poblaciones bajo el título de Alcaldes.
Fueron nombrados los siguientes alcaldes: para Guazucuá, Don José Fernández; para Isla Umbú, Don Vicente Miranda, para Pedro González a Don Pedro José Montañez; para Potrero Báez , Don Pedro José Centrurión; para Laureles Don José Francisco Ortiz; para Yabebyry, Don Juan Bautista; para Valle Redondo ( Valle Apu´a)Don Blas José Arce; para Tacuaras, Don Juan Sinforiano Ovella y para San Juan de Ñeembucú, Don José Luis Alvarenga.

El Presidente de la República Don Carlos Antonio López, dedicaba especial atención a las edificaciones y propiedades del Estado, entre ellas las iglesias. La iglesia de Guazu Cuá no estuvo ajena a su atención.
La siguiente copia de documento fue extraída en 1994 del Archivo Nacional por el Dr. Ramón Epifanio Aquino Fernández, oriundo del lugar y corresponde a la copia del Inventario de la Iglesia Inmaculada Pura Limpia Concepción de Guazu Cuá remitida en 1842 al Excmo. Señor Presidente de la República del Paraguay Don Carlos Antonio López por el Mayordomo Sr. Manuel Díaz firmado con dos testigos, y refrendado por el Ministro Tesorero de Hacienda, prueba la fidelidad a las autoridades y la sobrada honestidad de las personas hacia el patrimonio público.
En dicho documento se constata la riqueza en oro y plata que poseía la sagrada imagen de la Virgen Inmaculada Pura Limpia Concepción que incluía:
Una corona de atraviesa de plata y una cruz de oro con peso de dos y media onzas.
Una corona, dos corazones y un anillo de oro con peso de una onza y doce adarmes(piezas pequeñas)
Una corona de plata con peso de una onza y diez adarmes(piezas pequeñas).
Cuatro pares de zarcillos en oro ( pendientes)
Sesenta y dos granillos de oro.
Cincuenta y siete gramos de oro que sirven de collar a la virgen
Dos cuentas de cristal engarzadas en oro.
Las riquezas de tallados en madera de la iglesia incluían las imágenes de:
– Nuestra Señora la pura y limpia Concepción.
– Descendimiento de nuestro Señor con falla en tres dedos en las dos manos, con sus clavos correspondientes de madera y una corona de espinas.
– El Señor Crucificado de talla pequeña en cruz de madera con rótulo de plata.
– Una cruz de pasión en madera con rótulo.
– Un nicho en madera pintado en buen oro.
Otros enseres de la Iglesia.
– Un incienciario de plata.

– Una pila bautismal borneada en buen oro.

En 1849 se inicia la construcción de un templo con características franciscanas, con maderas de la zona, techo de karanda`y (palma) y paredes de estaqueo y adobe y fue inaugurado en 1854 por el Presidente de la República Don Carlos Antonio López.
La iglesia sufrió algunas restauraciones, entre ellas el retablo del altar y el púlpito tallado en madera y reconstruido en el colegio Técnico Juan XXIII de Pilar.

La Guerra Contra la Triple Alianza no se hallaba ajena a la población, hasta hoy se conoce el camino que conducía a las tropas paraguayas en su huida hacia el norte siguiendo por espesos montes, profundos esterales hasta conducirlos hacia las ex misiones jesuíticas,.

El Cnel. José Matías Bado, oriundo de la zona, de destacada participación, de gran coraje y valentía por sus hazañas en la Guerra contra la Triple Alianza, fiel a los deseos del Gral. Francisco S. López y a la causa nacional.
Numerosos pobladores de la zona se alistaron en la Guerra del Chaco y otros a su regreso se afincaron en la zona.

El local municipal fue construido por la Honorable Junta Municipal en el período comprendido de 1975 a 1980 bajo la presidencia de Don Bartolomé Martínez Osorio. La misma es sede de la administración municipal .Cuenta con una pista multiuso al aire libre con sanitarios y cantina.
Cuenta con otros predios como: Sede de la Junta Municipal con pista multiuso techado con un tinglado, sanitarios y cantina.
Hoy, Guazu Cuá se halla en sus inicios de desarrollo, transformándose de un pueblo oculto y silencioso a un pueblo coqueto que año tras año celebra como Fiesta Patronal el 8 de diciembre en honor a la Virgen Pura Limpia Concepción y a sus hijos que se hallan dispersos por el territorio nacional y por el extranjero que aprovechan para compartir con la familia en estas fechas.